Mandala, un trocito de paraíso a 30 metros del mar,

un lugar para estar y vivir momentos sin prisa.

En el centro del antiguo casco histórico de la playa de Oliva, sobre la misma arena y a escasos metros del mar, Reme y Alex, la pareja que dirige Les Dos Llunes abrir Mandala, un lugar azul como el Mediterráneo, “estamos muy ilusionados, estar frente al mar y esta casa nos da una visión diferente”.

El establecimiento es de ensueño, es como si una pequeña parte de las islas griegas se haya trasladado a la playa de Oliva.

La casa, de principios del siglo XX, es amplia y luminosa.

Las paredes y ventanas blancas y azules invitan a entrar y descubrir el acogedor y desenfadado interior lleno de detalles.

Desde detrás de los ventanales las vistas al cielo y el mar se pueden disfrutar durante todo el año, incluso en invierno, cuando los rayos de sol entran desde que amanece.

Es una manera diferente de entender la restauración, es cafetería y restaurante, con un horario de cocina ininterrumpido desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche, dónde tienen cabida todas las edades. Con carta para desayunos, brunch, comidas, meriendas y cenas.

Lechazos de Aranda de Duero, cochinillos de Segovia y pizzas de masa casera ponen en valor la cocción con horno tradicional de leña. Una extensa carta de quesos y de cocktails hace posible que a cualquier hora se pueda disfrutar de la vida en este singular establecimiento.

Y en el apartado dulce la gran variedad de tartas artesanas y una esmerada selección de cafés y tes te harán disfrutar de instantes inolvidables

En definitiva un sitio único que merece una escapada.

Quesos como Grana Padano original de 40 kg de peso componen nuestra carta de quesos.

Horno tradicional de leña

Deja que tus preocupaciones se las lleve el viento